top
logo

Facebook ASSOCIACIÓ AFMMTE

Anunci

TWITTER AFMMTE


Radio

Redes

El Tiempo

Enquesta

Està content amb l'Associació?
 

Ilusión Óptica

Contador de Visitas

contador de visitas

Associació de Familiars de Malalts Mentals de les Terres de l'Ebre
D´on sorgeix l´esquizofrènia? Imprimir Correu
Dilluns, 02 de Març de 2015 23:40

L'esquizofrènia és un trastorn mental greu que es caracteritza per distorsions en el pensament, la percepció, les emocions, el llenguatge i la conducta, i afecta més de 21 milions de persones a nivell mundial, segons ha denunciat l'Organització Mundial de la Salut (OMS).

Aquest organisme de Nacions Unides recorda a la seva pàgina web que es tracta d'una malaltia "tractable" mitjançant medicaments i suport psicosocial que, però, no reben la majoria d'aquests afectats. Especialment en els països en desenvolupament, on viuen el 90 per cent d'aquests pacients no tractats.

Conèixer d'on ve i com s'ha produït, podria ajudar a tractar-la millor. Amb aquesta intenció, l'investigador de l'Hospital del Mount Sinai, a Nova York, Estats Units, Joel Dudley, ha realitzat un estudi que suggereix que els mateixos canvis específics de l'evolució humana poden haver tingut alguna cosa a veure en la seva causa, contribuint a l'arquitectura genètica subjacent dels trets d'esquizofrènia en els humans moderns.

"Estàvem intrigats pel fet que a diferència de molts altres trets mentals, els trets de l'esquizofrènia no s'han observat en altres espècies diferents dels éssers humans i l'esquizofrènia té vinculacions interessants i complexes amb la intel·ligència humana", afirma el doctor Joel Dudley, que va dirigir l'estudi juntament amb el doctor Panos Roussos.

"El ràpid augment de les dades genòmics seqüenciats a partir de grans cohorts de pacients amb esquizofrènia ens va permetre investigar la història de l'evolució molecular de l'esquizofrènia en noves i sofisticades formes", afegeix l'investigador del treball, que es publica a 'Molecular Biology and Evolution'.

L'equip va examinar un vincle entre aquestes regions i l'evolució humana específica en els segments genòmics anomenats regions humanes accelerades o HAR, que són senyals curtes en el genoma que es conserven entre les espècies no humanes, però van experimentar taxes de mutació més ràpides en els éssers humans. Per tant, aquestes regions, que es creu que controlen el nivell d'expressió gènica, però no muten el gen en si mateix, poden ser una àrea poc explorada de la investigació sobre la malaltia mental.

 


Primer estudi que analitza el genoma

L'equip de recerca és el primer estudi que tamisa a través del genoma humà i identifica un patró comú entre la ubicació de HAR i un loci genètic recentment identificats de l'esquizofrènia. Per realitzar-la, van emprar un estudi recentment finalitzat que va incloure 36.989 casos d'esquizofrènia i 113.075 controls.

Van trobar que els loci esquizofrènics van ser més fortament associats en regions genòmiques prop d'HAR que es conserven en els primats no humans i aquests loci esquizofrènics vinculats amb HAR estan sota forta pressió selectiva de l'evolució en comparació amb altres loci esquizofrènics.

A més, aquestes regions controlen gens que s'expressen només en l'escorça prefrontal del cervell, el que indica que HAR pot tenir un paper important en la regulació de gens que es troben vinculats a l'esquizofrènia. Específicament van trobar la major correlació entre loci esquizofrènics associats HAR i els gens que controlen l'expressió del neurotransmissor GABA, el desenvolupament del cervell, formacions sinàptiques i molècules de senyalització.

El seu nou enfocament evolutiu proporciona nous coneixements sobre l'esquizofrènia i objectius genòmics als quals donar prioritat als estudis futurs i objectius de desenvolupament de fàrmacs. A més, hi ha noves vies importants per explorar el paper dels HAR en altres malalties mentals com l'autisme o el trastorn bipolar.

Fuente: http://www.regio7.cat/salut/2015/03/02/don-sorgeix-lesquizofrenia/304337.html

 
FEAFES pone en marcha el programa #Descubre para llevar la salud mental a colegios e institutos Imprimir Correu
Dijous, 26 de Febrer de 2015 23:40

#Descubre. No bloquees tu salud mental', es un programa de carácter estatal desarrollado por la Confederación FEAFES y que cuenta con la cofinanciación del Plan Nacional sobre Drogas (Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad).

El objetivo principal de esta iniciativa es sensibilizar y prevenir adicciones y problemas de salud mental en el contexto educativo. Para ello, los profesionales y las propias personas con enfermedad mental de las entidades FEAFES que desarrollen este programa, acudirán a los centros educativos de sus territorios para ofrecer unas sesiones informativas dirigidas a alumnos, padres y docentes.

A través de diferentes materiales didácticos, proporcionados por la Confederación, se dará información rigurosa sobre salud mental, se ofrecerán las pautas para poder reconocer de forma temprana la aparición de trastornos mentales en los más jóvenes y se aportarán las claves necesarias para hacer más comprensibles y sensibilizar sobre los problemas de salud mental.

Esta iniciativa surge de la necesidad de educar en salud mental desde la infancia y adolescencia. Hacer llegar esta información directamente al alumnado de los centros y a quienes participan de su vida diaria (sus padres y profesores) es la mejor forma de que conozcan esta realidad y de que tengan las herramientas necesarias para trabajar en torno a la prevención de problemas de salud mental y las adicciones.

 

 

Fuente: https://feafes.org/general-en/feafes-programa-descubre-22649/

 
Las personas con trastornos mentales denuncian la discriminación que padecen Imprimir Correu
Dilluns, 23 de Febrer de 2015 23:48

Uno de cada cinco catalanes no confiaría en una personas con un problema de salud mental para cuidar de alguien (16%), uno de cada tres no sabe si trabajaría con alguien con un trastorno mental diagnosticado (21%) y la mitad (51%) no sabe si confiaría en ella para darle responsabilidad. Estos son algunos de los datos recogidos a través de la Encuesta de Salud de Cataluña (ESCA), que la Generalitat realiza periódicamente y que incluyó una serie de preguntas de Obertament sobre cómo la sociedad percibe la esquizofrenia o el trastorno bipolar, pero también la depresión y la ansiedad, que cada vez afectan a más personas.

La mitad de los catalanes no sabe si daría responsabilidad a una persona con un trastorno mentalLos resultados constatan los prejuicios existentes pese a tratarse de enfermedades muy habituales: una de cada cuatro personas sufrirá una enfermedad mental a lo largo de su vida, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Solo en 2013 el 12,4% de los catalanes corría el riesgo de sufrir un trastorno mental, casi un punto más de antes de que estallara la crisis, según la ESCA.

Para combatir el tabú existente, Obertament lanzó en 2011 una campaña en busca de un famoso que admitiera públicamente que sufría un trastorno mental igual que ocurre con el cáncer o el alzhéimer, pues ayudar a normalizar la enfermedad. Sin embargo, ninguno dio el paso. "No fue un fracaso sino como una constatación del tabú", afirman desde la entidad.

Los efectos del estigma Ante los prejuicios, muchos enfermos optan por no informar de su trastorno, especialmente en el entorno laboral. Ino fue hospitalizada hace casi 20 años, cuando tenía 27, por la enfermedad mental que padece. "Cuando me reincorporé al trabajo, me despidieron y caí en una depresión. Si hubiera estado de baja por otra cosa, no me hubieran echado", explica a 20minutos.

 

 

Si hubiera estado de baja por otra cosa, no me hubieran echado"Fue de la noche a la mañana. Hasta que no te pasa no te lo puedes creer", explica esta activista de la campaña de Obertament No facis com si res: Dóna la cara (no hagas como si nada, da la cara), quien anima a todos los enfermos a visitar un especialista, pues muchos se resisten a ir al médico por miedo, lo que retrasa el tratamiento y agrava el problema.

Afortunadamente, Ino contó con el apoyo de su familia y su marido, con quien ahora tiene dos hijos, pero cuando consiguió otro trabajo se guardó de decir nada sobre su enfermedad. Además, "al no hablarlo parece que eres la única pero afecta a mucha gente", recuerda. Sin embargo, hace tiempo, optó por revelárselo a su entorno e, incluso, lo ha contado públicamente. Sus amigos, asegura, suelen mostrarse incrédulos y es que, según la ESCA, el 42% de los catalanes cree que los enfermos tienen alguna cosa que permite distinguirlos.

Sin la comprensión de empresas, familias y amigos, se puede agravarIno admite que no es fácil reconocer la enfermedad tanto por los prejuicios sociales como el "autoestigma", pero "hay que aceptarlo sin vergüenza ni miedo". Una vez aceptado y tras visitar a un profesional, recuerda que es necesario se responsable con la medicación y esforzarse porque solo con los fármacos no es suficiente. Ahora se encuentra bien y lleva una vida normal, y es por eso que ha optado por "dar la cara para ayudar a normalizar" los trastornos mentales y pide "dar una oportunidad porque sin comprensión de las empresas, las familias y los amigos, se puede agravar".

Fuente: http://www.20minutos.es/noticia/2378148/0/salud-mental/prejuicios/obertament/

Darrera actualització el Dilluns, 23 de Febrer de 2015 23:55
 
'Llegué a pensar que estaba loca porque no era como los demás' Imprimir Correu
Dilluns, 23 de Febrer de 2015 23:13

Cristina Paredero tiene 22 años y hasta los 18 no supo que tenía síndrome de Asperger. Durante todo ese tiempo tuvo que soportar la incomprensión de los suyos, el desconcierto de sus padres y episodios de acoso escolar en el colegio. En los recreos se escondía en la biblioteca porque sabía que allí sus compañeros no la encontrarían. "Me encantaba leer y en los recreos me refugiaba en la biblioteca porque allí me sentía segura", confiesa Cristina a EL MUNDO en la sede de la Asociación Asperger de Madrid.

El síndrome de Asperger es uno de los trastornos del espectro autista. Su principal característica es la ausencia de habilidades sociales. Quienes lo padecen, tienen dificultades en la interacción, les cuesta entender el lenguaje simbólico, los dobles sentidos, los refranes, y no tienen la necesidad de hacer amigos o de interactuar con la gente, como todo el mundo hace. A diferencia de otros tipos de autismo, sus capacidades cognitivas son normales, es decir, su cociente intelectual (CI) es normal, como el de cualquiera. En contra de lo que mucha gente piensa, no tienen capacidades especiales, ni son superdotados ni tienen un cociente por encima de la media. "Esto es totalmente un mito, su CI es normal, puede ser que algunos sean superdotados, pero no por tener síndrome de Asperger", aclara Jose Antonio Peral Parrado, miembro del Equipo Técnico Federación Asperger España.

No existen estudios claros que puedan dar datos exactos de la prevalencia de este trastorno, pues el desconocimiento todavía es bastante grande, pero sí datos orientativos: "Según las estimaciones que ahora mismo manejamos, en España existe una horquilla de entre 100.000 y 150.000 personas con síndrome de Asperger", señala este especialista.

Escasas habilidades para relacionarse

La única carencia en estas personas es su falta de habilidades sociales, su falta de recursos para relacionarse con los demás. Unos pueden tener deficiencias en la interacción y otros en la comunicación. Ningún caso es generalizable, "cada uno tiene sus peculiaridades", añade Mariana Perretti, psicóloga en esta misma Asociación. Por este motivo, su diagnóstico no suele ser fácil, pues cuando realmente se aprecia esta falta de habilidades es cuando eres mayor y empiezas a relacionarte con los demás. Se puede confundir en ocasiones con ser un niño tímido o retraído, al que le cuesta hacer amigos, por lo que las señales de alarma son complicadas de detectar, y el diagnóstico es bastante tardío.

Los manuales, explica Peral Parrado, hablan de que la detección estaría en los tres o cuatro años, que es cuando el componente social puede ser mejor detectado. Pero en la práctica no sucede así. "Normalmente, y en la actualidad, la mayoría de los casos se detectan en la adolescencia. Pero incluso hay adultos que lo descubren con 40 o 50 años, personas que por películas, artículos o series, se sienten plenamente identificados con lo que están contando y acuden a la asociación. Esto es debido sobre todo, al desconocimiento, a la falta de especialistas y porque quizá su afectación pueda ser menor que en otros casos", expone.

Cristina no lo tuvo nada más fácil para dar con su diagnóstico. Recorrió hasta cinco psicólogos, e incluso uno de ellos le llegó a decir que podía tener esquizofrenia. Hasta que por fin, "un día un profesional me dijo que era probable que tuviera síndrome de Asperger". Desde ese mismo día, su vida dio un giro de 180 grados: "Supe lo que tenía, comprendí que no estaba loca, que no era rara, que sólo tenía Asperger. Nada más. Mi familia, desde entonces, fue mucho más comprensiva y me ayudó en todo cuanto pudo. Y desde aquí, desde la Asociación me ayudaron a mejorar mis habilidades sociales porque todo se puede aprender", explica. Pero sin duda, el camino hasta llegar aquí fue bastante complicado.

No quería hacer las cosas de los niños 'normales'

Según relata Cristina, cuando era pequeña no quería hacer las cosas que los niños 'normales' hacían: no quería apuntarse a actividades escolares, no quería estar con los demás niños, ni tenía la necesidad de hacer amigos. "Mi madre me obligaba a apuntarme a clases extraescolares, sobre todo a baile. Que no me gustaba. Incluso, en las excursiones, ella se quedaba hasta que arrancase el autobús para ver si estaba sentada sola o con algún compañero. Quería que tuviera amigos, quería ayudarme, pero yo no era como los demás", dice. Sus hobbies eran otros: leer, ver películas y todo lo que tuviera que ver con la cultura.

El papel de los padres es muy importante. "Ellos deben comprender que es una condición permanente y deben, sobre todo, rodearse de buenos profesionales de referencia para que les ayuden en todo lo posible", aconseja Paloma Martínez, madre de un niño con esta afección y presidenta de la Asociación Española de Síndrome de Asperger .

 

 

Por su parte, en el el colegio, cuenta Cristina, el trato con los profesores era bastante bueno. "Me ayudaban, venían a mi sitio y me preguntaban si necesitaba algo, porque yo no era capaz de levantar la mano para preguntar dudas". Sin embargo, con respecto al acoso no hicieron (casi) nada. Los niños se reían y se burlaban de ella, sólo porque no era como ellos. "Llegué a pensar que estaba loca, porque no hacía las cosas que los demás niños hacían. Hasta que por fin dieron con el diagnostico y ese día todo cambió", confiesa. Desde entonces el trato con la gente, e incluso con ella misma, ha mejorado radicalmente: "Mi problema era más mental que otra cosa. Antes tenía miedo y no sabía a lo que me enfrentaba. Ahora sé que no tengo que tener miedo a ser como soy, y por ello me muestro mucho más abierta y la gente a su vez, se muestra también más comprensiva conmigo".

Con ayuda de la asociación, Cristina fue adquiriendo las habilidades sociales que no tenía, como por ejemplo mirar a los demás a los ojos cuando hablan y se esfuerza por entender los dobles sentidos. No tiene la necesidad de hacer amigos, pero ahora sabe por qué. Eso sí, no tengo la necesidad pero si me siento bien con una persona, sí puede llegar a ser amiga. Pero no por el hecho de tener que hacerlo. El cambio ha sido radical y positivo en todos los sentidos. Ahora, hace un curso de cocina por la mañanas y por las tarde trabaja haciendo pedidos de una famosa empresa. Está terminando el Bachillerato que no pudo terminar por sus problemas sociales en el colegio, y quiere ir a la Universidad para estudiar Filología Clásica, su gran pasión. Tiene pareja, también con síndrome de Asperger, y con él, dice que lo importante es la comprensión, y saber aceptar a la gente tal cual es. Y eso mismo es lo que pide a la sociedad: comprensión, al igual que "nosotros" nos esforzamos por entrar en este mundo.

Tiene ganas, tiene fuerza, y como filosofía de vida, una frase del gran Albert Einstein: "Hay una pregunta que a veces me tortura: ¿Estoy loco o los locos son los demás?". Muchos grandes personajes de la historia universal han sido repudiados, comenta Cristina y sin embargo, lo único que querían eran ser amados. "Todo se puede mejorar y todo se puede solucionar. Al final, de todo se sale, por muy mala que haya sido tu vida".

Fuente:http://www.elmundo.es/salud/2015/02/18/54e385d7e2704e8e5e8b4577.html

 
Los pacientes con trastornos mentales plantan cara a su estigma Imprimir Correu
Diumenge, 22 de Febrer de 2015 22:55

Agresivos, incapaces de trabajar o, simplemente, raros, son algunos de los adjetivos que acompañan al imaginario colectivo cuando se habla de personas que padecen un trastorno mental. Pese a las campañas de sensibilización de los últimos años para desarmar esos estigmas, los afectados y colectivos médicos avisan que los trastornos mentales siguen siendo un tabú. De hecho, los últimos datos de la Encuesta de Salud de Cataluña (ESCA) revelan que el 16% de los catalanes no estaría dispuesto a vivir con una persona con esa dolencia y el 31% no sabe si trabajaría con ellas.

Las personas con esta enfermedad afrontan una doble lucha: contra su enfermedad y contra los prejuicios, infundados pero arraigados, que los rodean. “Tener el control de su enfermedad es lo más importante y el estigma lo dificulta. Y se pueden tener dificultades para asumir la dolencia si un paciente se siente rechazado o ve prejuicios”, alerta el presidente de la Sociedad Catalana de Psiquiatría de la Academia de Ciencias Médicas, el doctor Jordi Blanch. Para combatir el estigma, la plataforma Obertament —formada por actores del sector de la salud mental— ha lanzado una campaña contra la discriminación. Bajo el lema No hagas como si nada: da la cara, Obertament invita a encarar los prejuicios contra unas dolencias más comunes de lo que se cree. Salud estima que una cuarta parte de los catalanes de más de 18 años presentará un trastorno mental a lo largo de su vida.

Y es que las enfermedades mentales no son siempre visibles o discapacitantes, dice el vicepresidente de Obertament, Xavier Trabado. La mayoría de casos pueden ser problemas leves o de mediana gravedad. El mayor número de las consultas son por ansiedad o depresión, que a la larga y si no se tratan pueden derivar en trastornos más graves. “Ahora la gente consulta más”, apunta el también presidente de la Federación de Salud Mental de Cataluña. Sin embargo, las personas tardan entre cinco y siete años en pedir ayuda. El imaginario, añade Trabado, se ve aún lastrado por la idea del manicomio: “Un estudio revelaba que en el 85% de las películas de Disney aparece un personaje loco y malo”.

Un estudio revela que el 18% de la población cree que son peligrosos Pese a que un informe de la Universidad Complutense señala que el 18% de la población considera que las personas con estas enfermedades son agresivas, expertos y afectados niegan la mayor. Ni violentos ni imprevisibles, ni mucho menos incapaces de trabajar o de asumir responsabilidades. Un ejemplo son dos jóvenes, Rosa del Hoyo e Isard Vila, que abanderan la campaña. “Para empezar, en los medios es mejor hablar de personas con un trastorno mental que de enfermos mentales", aconseja Isard, de equipo Alerta Estigma de Obertament. Aparte de sus clases de teatro y baile y de colaborar en Radio Nicosia —la primera radio española gestionada por personas con esta dolencia—, el joven, que padece esquizofrenia, revisa los mensajes que envían los medios y pueden resultar estigmatizantes.

 


Las cifras

◾Los datos de la Encuesta de Salud de Cataluña (ESCA) revela que el 16% de los catalanes no estaría dispuesto a vivir con una persona con trastornos mentales.

◾El 31% no sabe si trabajaría con ellas.

◾Un informe de la Universidad Complutense de Madrid arroja que el 18% de la población padecerá a lo largo de su vida un trastorno mental.

“Es una campaña interesante. No está institucionalizada ni paternalizada y nos incluye”, señala Rosa. La joven, con síndrome de Asperger —trastorno severo del desarrollo donde se tienen dificultades para la comunicación e interacción social—, reconoce que hubo mucha “confusión” entre ella y los profesionales antes de ser diagnosticada y que sufrió acoso en el colegio por algunas compañeras que la veían “diferente”. “Cuando alguien se topa con alguien con este tipo de trastornos sufre un tumulto emocional. Muchos actos discriminatorios parten de un sentimiento de culpa. Se sienten superiores y como no quieren pensar en ello, se cierran y no quieren saber nada”, cuenta. En momentos de confusión y para “organizar las ideas”,

Rosa empezó a escribir un diario a un “lector ideal” sensible a su caso. Ese diario se ha convertido en un libro (Mente, encuéntrame. Dos meses y medio en la vida de un autista). Lo que más le molesta es que la traten “como una niña pequeña”. “Y no lo soy. La etiqueta de persona con una enfermedad mental ni quita ni pone nada. Solo expresar la realidad”.

Rosa e Isard sienten el apoyo y el interés de las instituciones pero admiten que la manera de hacer las cosas “no pasa por regular algo que no se puede”, sino por hacer sentir su voz. “Tienen que escucharnos”, apunta Rosa. Cristina Molina, directora del Plan de Salud Mental y Adicciones de Salud, comparte esa visión: “Nos tenemos que poner a su disposición. La Administración no puede ser tan paternalista. Debemos ayudarlos y acompañarlos pero el liderazgo es suyo, que saben cómo se sienten y cómo lo viven”.

Las claves para combatir el estigma son, según Obertament, escuchar, hablar sin tabús y relacionarse con los afectados. Hacer público el problema y lograr que familiares, amigos y los afectados den la cara es un gran reto para el sector. “A diferencia de otras causas, es difícil dar con un famoso que de visibilidad a su enfermedad”, explica Trabado. Queda mucho camino por recorrer en el ámbito sanitario, en la inserción laboral, en apoyo escolar y en servicios sociales. “Estas campañas son necesarias pero se tiene que dar un cambio social y de paradigma, que no es de un día para otro”, avisa Molina. “A diferencia de otras reivindicaciones sanitarias, la sociedad no se ha organizado para pelear por sus derechos en salud mental”, zanja Trabado.

Fuente: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2015/02/22/catalunya/1424629162_312298.html

Darrera actualització el Diumenge, 22 de Febrer de 2015 23:04
 
« IniciAnterior12345678910SegüentFi »

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL

bottom

Potenciat per Joomla!. Designed by: Free Joomla 1.5 Template, domain hosting. Valid XHTML and CSS.

Joomla extensions by Siteground Hosting